Opinión

Humorístico de divorciadas, evangélicas y vegetarianas

“Si todas las divorciadas se quisieran suicidar, este planeta quedaría deshabitado.”

 

Divorciadas, evangélicas y vegetarianas es una obra escrita por el escritor venezolano, Gustavo Ott, y adaptada al texto teatral por la compañía los Focos. Mi primer avistamiento fue el jueves 14 de septiembre a las 9 p.m. (una hora que a mi parecer es contraproducente), vi en acción a la compañía. En esta velada Meche dirigió muchas de las cualidades más atractivas de la escena, entre ellas, la ruptura con la cuarta pared, si es que en algún momento nos hallábamos frente a esta dimensión. Ella se empoderó de los espectadores, pues el ánimo de la hipnotizada concurrencia (calculando unos diez espectadores, de los cuales unos cuatro o cinco participamos). A diferencia de este encuentro, el 17 de octubre, hubo una sala atiborrada de gente, con una mayor cercanía entre los personajes y su audiencia. Un convivio más íntimo, una interacción fluida y un ritmo más rápido, por mencionar algunas cualidades de un bucle de retroalimentación en una audiencia activa por la juerga total.

Esta interacción constante si bien propicia un convivio hilarante bien logrado en esta última función, no tuvo el mismo efecto y ocasionó un contraste en la función del 14 de septiembre. Mientras se veía a una Meche muy activa, los otros dos personajes no llegaban a su nivel. Cabe recordar que en el texto original de Gustavo Ott y en la adaptación de los Focos, es un personaje principal complementario de Gloria y Beatriz. Las tres mujeres poseen un número de conflictos narrados y accionados que equilibran su participación en la dramaturgia. Sin embargo, en esta igualdad complementaria los Focos dejaron un triángulo de ángulos desequilibrados, principalmente por un vacío actoral reflejado en Gloria, quien, aun mejorando el segundo acto, inició tan acelerada, con poca claridad en su discurso, además de pocas intenciones o motivaciones por querer incidir participando con los espectadores.

Sin embargo, en la función del 17 de octubre, dentro del marco del Festival Internacional de las Artes Escénicas en la ciudad de Querétaro, una concurrencia absorbió la sala, hubo mayor balance actoral y participación de la gente. Gloria adquirió la singularidad necesaria para completar el triángulo con Meche y Beatriz, además de entrar en el bucle de retroalimentación con los espectadores. Estos logros y la caracterización de Gloria equilibraron la obra, mejor definida en sus características, pues aun cuando ella no brillara tanto en los momentos de furia, adquirió una plasticidad graciosa, combinada con unos creíbles rasgos de ignorancia y cinismo. Aun cuando su furia resultara inverosímil, los otros matices me hicieron comprender más el contraste creado dramatúrgicamente por Ott sobre el juego complementario entre los tres personajes.

Los Focos han adaptado un texto teatral para interactuar con el público y resulta una buena adaptación al español mexicano, rescatando algunas peripecias y chistes referentes claros al Chavo del 8, además, siguiendo las indicaciones paratextuales y textuales que Ott propuso, principalmente el grupo “los Beatles”. Aun cuando el absurdo y algunos mecanismos remiten a Eugène Ionesco y Samuel Beckett, en Divorciadas predomina el humor basado en el ridículo y la ironía. El patetismo desprovisto de comicidad logrado en Beatriz ha sido uno de los elementos de más variedad de la obra, pues, si bien Meche se robó las risas, provocada por el ridículo hacia las bajas y altas pasiones, Beatriz es por sus acciones, el problema a resolver de la obra. Aunque no es una tragicomedia, funciona bien como el personaje más allegado a la tradición poética mejor explicada por Lope de Vega con la forma del minotauro, donde lo cómico y lo trágico en combinación hacen más cercana la ficción a la naturaleza. Divorciadas no ahonda en el conflicto, en las perspectivas de los personajes y problemas tratados, sino a satirizarlos desde un distanciamiento humorístico. Por una parte, me pregunto si por medio de la ridiculizar los conflictos internos de los personajes pueda haber un cambio en los espectadores reflejados en los tres personajes. Quizá el mayor logro de esta obra es un buen sedante para mitigar el dolor, por medio de un convivio con tres personajes agradables, reírse, divertirse un rato y sentirse acompañado.

 

El elenco de Divorciadas, evangélicas y vegetarianas estuvo conformado por

Jessica Ruth Iñiguez Díaz (Beatriz)

Lesly Ivonne Cobos (Meche)

Karen Lizeth Medina Robles (Gloria)

Para más información de la compañía Los Focos, véase https://www.facebook.com/losfocosteatro/?fref=ts

Anuncios

1 comentario en “Humorístico de divorciadas, evangélicas y vegetarianas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s